jueves, 25 de mayo de 2017

El Toro de Cuerda en Villalba el fin de semana

Villalba acoge este fin de semana la celebración de la Cruz de la calle Cerrillo con la suelta de nuevo del Toro de Cuerda

El Ayuntamiento regalará una cámara de fotos al ganador de un concurso de fotografías en el que los vecinos y foráneos podrán participar subiendo y citando sus imágenes a la dirección de twitter @ayto_villalba

La localidad onubense de Villalba del Alcor (Huelva) ya está preparada para vivir este fin de semana la celebración de la Calle de la Cruz de la Calle Cerrillo y una nueva suelta del Toro de Cuerda, la ancestral fiesta y única en la provincia que ha acogido el municipio año tras año ininterrumpidamente desde la Edad Media.


Organizada por la Hermandad de la Santa Cruz de la Calle Cerrillo y Santa Elena Emperatriz, la festividad comienza este viernes con el pregón de las Fiestas 2017. A su finalización, la Cruz será trasladada desde la Parroquia hacia su Capilla y a las 4,00 horas se disparará el Toro de Fuego. Al día siguiente, tras el toque de diana a las 8,00 horas a cargo de la banda de Música Municipal de la localidad y de Nuestro Padre Jesús Nazareno de Arahal (Sevilla), a las 10,00 horas de nuevo se celebrará el Toro de Cuerda con la suelta de otros dos ejemplares de las ganaderías de Manuel González y de Javier Buendía.

Por la tarde, a partir de las 18,30 horas, Villalba acoge la salida del tradicional romero acompañado por la banda de Nuestra Señora de La Victoria 'Las Cigarreras', por tamborileros de la hermandad del Rocío de Emigrantes de Huelva y la banda de música municipal de La Palma del Condado. A su vez, de madrugada se disparará de nuevo el toro de fuego.

El domingo, tras el toque de diana a las 8,00 horas a cargo de la banda de Nuestra Señora de La Victoria 'Las Cigarreras', a las 11,00 se trasladará la Santa Cruz desde su Capilla hasta la Parroquia acompañada por la citada banda y la del Carmen de Salteras. A las 12,30 horas se celebrará la Función Principal y ya a las 21,30 horas saldrá en procesión acompañada por la banda de Nuestra Señora del Sol, de Sevilla, y la del Carmen de Salteras, para culminar con fuegos artificiales a la entrada de la cruz en el templo.

Por último, el lunes 29, a las 20,30 horas, saldrá el cortejo de la Capilla hasta la Ermita de Santa Águeda para realizar la ofrenda de flores en acción de gracias acompañados por los tamborileros de la hermandad de Emigrantes y a las 00,00 horas, como fin de fiestas, se disparará el tercer toro de fuego que pondrá fin a estos dos fines de semana de fiesta en la citada localidad onubense, ya que el pasado fin de semana tuvo lugar la celebración de la Cruz de Mayo de la Santísima Trinidad.

Cabe recordar que el Ayuntamiento ha puesto en marcha dos concursos de fotografías, uno para cada Cruz, en el que los vecinos y foráneos podrán participar simplemente subiendo y citando sus fotos a la dirección de twitter del Consistorio (@ayto_villalba). Se premiará con una cámara de fotos las dos imágenes más originales y que cuenten con más retweet.

En la rueda de prensa de la presentación de ambas cruces en la Diputación de Huelva, el alcalde de la localidad, Sebastián Fernández, manifestó “la gran devoción de los vecinos por sus Cruces de Mayo, cuyas hermandades se vuelcan para una celebración abierta a todo el pueblo y visitantes que se remontan al siglo XVIII”.


Por su parte, el concejal de Festejos y Cultura, Pedro Rodríguez, puntualizó que “Villalba es el único pueblo de Huelva que está autorizado para la celebración del Toro de la Cuerda”. Se trata de “un ritual taurino a través del cual se expresa la ancestral costumbre que el hombre tiene de jugar con el toro, desafiando la fuerza de éste y asumiendo un riesgo a cuerpo limpio”.  El recorrido consta de un rectángulo formado por cuatro calles --calles Rafael Tenorio, Reliquias, Canovas, Balmes y la calle la Fuente--, perfectamente equipadas con las empalizadas de seguridad, en la que los más jóvenes esperan la salida del cajón subidos en ventanas o preparados para correr delante del toro, que “en ningún momento sufre ni se denigra, sino que se le guarda un profundo respeto”.