lunes, 24 de octubre de 2016

Crónica: Rafael Serna puso el toreo en La México

El sevillano cortó una importante oreja tras una faena repleta de calidad y elegancia.

La Plaza México acogía este domingo la segunda de las novilladas picadas de su temporada chica, un cartel en el que hacían el paseíllo los jóvenes Rafael Serna, Gerardo Rivera y Manolo Gaona. Se lidiaba un encierro de San Marcos.

Una novillada que dejó claro al final del festejo, las elegantes formas y buen gusto del sevillano Rafael Serna. El español cortó una importante oreja al cuarto, por una faena llena de estética. Serna que dejó ver su empaque con el capote, cuajó grandes momentos al natural y ligó series muy templadas con la diestra.  El sevillano dibujó la verónica ante el cuarto. Un novillo con cuajo de toro que permitió estirarse con elegancia y empaque a Rafael. Lo justo en varas en dos entradas. Nuevamente Serna mostró su buen manejo del percal con un vistoso quite por verónicas y un recorte a una mano de mucha prestancia. Rafael realizó una faena llena de personalidad. El español cuajó altos vuelos en su trasteo con una muleta muy templada y estética. Serna imprimió hondura al natural y ligazón en el toreo fundamental. Tuvo calidad el cuarto pero le faltó más poder en conjunto. Muy buena faena de Rafael Serna que remató de estocada entera y descabello. Oreja al buen toreo del sevillano. 

Salió abanto el primer novillo, sin atender a los capotes que le enseñaban desde los burladeros. El sevillano trató de fijar a su oponente con el percal y en algunos contados Rafael Serna se expresó a la verónica. No fue un saludo conjuntado por la falta de repetición del abreplaza, pero sí de mucha plasticidad. En varas lo justo midiendo el castigo. Serna brindó al respetable el novillo de su regreso a La Monumental. Un astado que desarrolló sentido por el izquierdo, mirando mucho y sin humillar jamás por ninguno. Rafael estuvo muy metido en su labor mostrando confianza y seriedad. Una faena madura sin lucimiento artístico pero sin fisuras y de gran capacidad personal. El abreplaza embistió de forma negativa e irregular con una acometida al paso. Una buena estocada puso fin a su firme actuación. 

El mexicano Gerardo Rivera se despidió de Insurgentes con demasiados nervios. Posiblemente esa presión jugó a la contra de Rivera, al que se le vio muy atenazado ante su lote. Gerardo Rivera destacó con el capote en un precioso quite por chicuelinas. Gerardo cuajó un bello pasaje con el segundo de la tarde. Un astado de más recorrido que el primero. Otro que se cuidó en varas. Al igual que el español, brindó al público. Comenzó de rodillas en el tercio en una tanda de mucha exposición. Rivera se enfrentó a un novillo muy deslucido en conjunto, que echó la cara arriba al final de cada viaje. Gerardo Rivera no terminó de confiarse del todo ante el de San Marcos y lo muleteó sin demasiado acoplamiento en un trasteo sin calado. 

Nuevamente Rivera mostró su notable manejo del percal. Gerardo estuvo animoso y variado, tanto en el recibo, como en quite. El joven novillero estuvo acelerado ante un ejemplar que se dejó muletear. Rivera desprendió actitud pero con demasiados altibajos en su quehacer y sin continuidad necesaria. Gerardo se despidió de novillero de La México con demasiados nervios y sin entenderse con su oponente. Metió la mano con habilidad en la suerte suprema. 

Cerraba la terna de novilleros Manolo Gaona que tampoco tuvo su tarde. Gaona mostró demasiadas carencias ante un lote dispar. Voluntad sin más con el tercero y precavido con el sexto. El tercero salió con pies y rematando abajo en los burladeros. Un novillo que humilló mucho en los primeros tercios al que Gaona recibió a la verónica con sello. A esté le dieron muy fuerte en varas. Brindó también al respetable. Un novillo que llegó al último tercio sin fuerzas y sin recorrido. Manolo dejó ver su estilo clásico de forma muy aislada, pero nada más pudo hacer ante un animal sin transmisión. Intentó dar oxígeno y distancia entre muletazos, pero su antagonista no lo agradeció. Voluntarioso. Con la espada se atascó mucho.  

El sexto, fue un novillo bien hecho. El de San Marcos resultó deslucido en los primeros tercios con una lidia muy trabada. Gaona mostró una actitud reservona sin atravesar nunca la raya ante un novillo que se movió sin demasiada codicia. Manolo dejó ver su corto oficio al igual que un justo valor. Mal con la espada. 

FICHA DEL FESTEJO
Plaza de toros Monumental de México. Segunda novillada picada de la Temporada Chica.
Menos de un cuarto de entrada.
Seis novillos de San Marcos, bien presentados y de juego variado.
Rafael Serna, Ovación y oreja.
Gerardo Rivera, Silencio y silencio tras aviso.

Manolo Gaona, Silencio y silencio tras aviso.