sábado, 11 de febrero de 2017

91 ANIVERSARIO DE LA CORNADA DE MANOLITO “LITRI”

VICENTE PARRA ROLDÁN
Se cumplen hoy, 11 de febrero, noventa y un años de la gravísima cogida que Manuel Báez “Litri” sufriese en la plaza de toros de Málaga y que, a la postre, le causara la muerte el día 26 del mismo mes.

Aquella tarde en Málaga se celebró una corrida a la que asistieron los Reyes y el Jefe del Gobierno, encontrándose la plaza completamente llena, ocupando asiento de barrera los marinos de la escuadra francesa, de visita en la ciudad. Las cuadrillas hicieron el paseíllo precedidas de la caballería de Regulares que realizó varios ejercicios de equitación entre ovaciones.

Según recoge el periódico onubense La Provincia, en su primer toro, Litri dio dos verónicas brutales que produjeron en el público enorme emoción. Siguió veroniqueando de manera escalofriante provocando en el público enorme entusiasmo para terminar con dos faroles monumentales y escuchar una ovación delirante que duró largo rato.

Ya con la muleta, Manolito le dio un pase superiorísimo admirablemente rematado. Al dar otro pase, el morlaco le alcanzó cogiéndole y volteándole aparatosamente. El animal le recogió de la arena dos o tres veces lanzándolo por el aire y corneándole de manera horrorosa. Los momentos fueron de enorme emoción. Marcial Lalanda acudió a prestar auxilio a su compañero y, como pudo, se agarró a los cuernos del animal, logrando llevárselo.

Litri, que se había quedado en medio del ruedo sin poder levantarse, fue llevado en brazos de los monosabios a la enfermería, el público se dio cuenta de que el temerario espada se hallaba gravemente herido pues arrojaba gran cantidad de sangre por uno de los muslos.

Desde que Manolito ingresó en la enfermería, los Guardias de Seguridad se  colocaron en la puerta impidiendo la entrada a dichas dependencias. Las primeras impresiones no fueron muy optimistas pues, como diría el redactor de la información, la herida estaba situada en el muslo izquierdo y era bastante profunda comentándose que el asta del animal había roto además la vena safena. La intensa hemorragia sufrida por el Litri le debilitó bastante y se encontraba muy postrado, siendo trasladado desde la enfermería a la clínica del doctor Lazárraga.


En aquellos momentos se hablaba de una cogida grave pero no tanto como se pensó en un principio. Pero, desgraciadamente, los acontecimientos fueron torciéndose y, unos días después, fallecería el diestro onubense.