sábado, 24 de septiembre de 2016

Andrés Romero ante sus compromisos en México.

Andrés Romero emprende este próximo mes de octubre una nueva etapa en su carrera profesional al afrontar la primera temporada americana de su vida. El onubense hará campaña en México, de la que ya se van conociendo las primeras fechas. El debut será el 23 de octubre en la Plaza de Toros Monumental de Mérida.

Se trata de un coso de primera categoría y de los de referencia cada año en la temporada azteca por la calidad de los carteles que programa. De hecho, el cartel inaugural que supondrá la presentación del rejoneador onubense en América lo completan los 


matadores de toros Arturo Saldívar y Diego Silveti, aunque jóvenes aún, dos diestros ya consolidados y que encarnan las esperanzas de presente y de futuro más sólidas de la afición mejicana. Los toros son de la ganadería de Mimiahuapam y el cartel lo completan los Recortadores Goyescos Españoles. Los carteles de Mérida han sido presentados estos días por las empresas que los organizan, Toros Yucatán y Casa de Toreros. En esa puesta de largo oficial de la cartelería de Mérida, se destacó a Romero como “la sensación de los rejoneadores españoles”, al tiempo que se destacó que estará ya en tierra mejicanas “desde quince días antes de su primer compromiso en Mérida entrenando y adaptándose a las condiciones y al toro de México”.

Mérida será el punto de partida de una experiencia “muy ilusionante”, según Andrés Romero, que considera su incursión en México como “un paso adelante en mi carrera, una forma de crecer, de no parar de torear en todo el invierno. También una forma de ponerme a prueba ante el toro mejicano que es tan diferente al español”. Poco a poco se irán conociendo más carteles de la campaña azteca del jinete de Escacena del Campo, cuyo segundo compromiso será en Tlaxcala el 5 de noviembre ante toros de La Soledad y compartiendo cartel con Daniel Luque, Arturo Saldívar y Sergio Flores.


Andrés Romero, que termina su temporada en España mañana domingo en Pozoblanco, partirá a México enseguida, el próximo 3 de octubre, con el objetivo de ir aclimatándose y de ir trabajando con los caballos con los que toreará allí. Inicialmente, permanecerá en tierras americanas hasta el mes de marzo, por lo que su estancia va a ser bastante prolongada. “Es un reto para mí. Una oportunidad que agradezco y una muestra de confianza a la que no puedo defraudar. Va a ser todo nuevo y eso me mantiene muy despierto. Además, voy con el respaldo de una casa importante en México y voy a torear en plazas de mucho nivel allí. Es una ilusión grande que voy a vivir intensamente”, explica el torero onubense.