sábado, 24 de septiembre de 2016

Javier Jiménez, una tarde más en Sevilla, de vuelta al ruedo.

La primera corrida de la Feria de San Miguel se ha vivido con un buen ambiente en los tendidos, pero el resultado artístico solo arroja una vuelta al ruedo de Javier Jiménez en el tercero de la tarde. El escaso juego de los toros ha limitado la brillantez del festejo.

El primero de la tarde no dio opciones a Morante con el capote, en el que manseó. En la muleta, el de La Puebla mostró la calidad de su toreo en algunos derechazos sueltos y logró incluso ligar una serie haciendo embestir a un toro muy parado. También al natural logró extraer una serie estimable. Terminó con la derecha en una labor en la que estuvo muy por encima de su oponente y muy templado.

Tampoco se prestó al lucimiento el segundo de su lote. Nada pudo hacerle de capa y en este tercio solo se lució Ureña en el quite que hizo capote a la espalda. A la muleta el toro llegó parado y sin clase y, tras probarlo por ambos pitones, Morante abrevió y mató de estocada y varios descabellos.

El segundo, también manso de salida, tampoco dejó a Ureña lucirse de capa. Salió suelto del caballo y a la muleta llego igual, pero el torero de Lorca supo encelarlo en la primera serie. En las siguientes el toro llevó siempre la cara alta, desluciendo el remate de los muletazos. El murciano estuvo firme pero no tuvo materia prima con un animal cada vez más parado y desentendido de la muleta. Salió tropezado al entrar a matar. Tres pinchazos y estocada y descabello. Silencio.

Ureña lidió de forma eficaz con el capote al quinto, intentando fijar otra embestida huidiza. El toro buscó chiqueros en el tercio de banderillas. Ureña le cambió los terrenos y le dio una primera serie con la derecha, en la segunda por ese lado el toro ya se defendió. Cambiaba de ritmo en su embestida y no lo ponía fácil. Ureña se empleó y esforzó en una faena larga y sobona pero sin eco en el tendido.

Javier Jiménez calentó el ambiente en el tercero con un buen recibo en el que destacaron verónicas y una revolera de cierre. El toro quedó muy parado en la brega y Jiménez brindó al público. En la primera serie el toro pareció reaccionar y el torero ligó con temple. Hubo una segunda buena y la música comenzó a sonar. La tercera fue la más redonda de todas, rematada con trincherazo y pase de pecho. También al natural logró buenos momentos y fue bonito el final de faena. Pinchó y eso le privó de tocar pelo. Hubo petición y el torero dio la vuelta al ruedo.


El sexto fue devuelto por flojo y en su lugar salió un toro de El Tajo y la Reina. Javier lo toreó animoso de capa en el recibo y en un quite variado. Morante entró en quites con mejor intención que resultado y Javier Jiménez replicó. Saludó en banderillas Lipi. Jiménez brindó a Morante y llevó el toro a los medios, parándose el sobrero muy pronto. Cuando intentaba sacarle partido, le dio una voltereta espeluznante, reaccionando con rabia y valor el torero, que volvió a la cara para sacarle los muletazos que tenía. Pinchó y fue ovacionado.



Ficha del Festejo
Se lidiaron toros de Alcurrucén y un sobrero de El Tajo y La Reina, bien presentados y de escaso juego.

Morante de la Puebla, ovación y silencio.
Paco Ureña, silencio y ovación.
Javier Jiménez, vuelta tras petición y ovación.


Incidencias.- Casi lleno en tarde calurosa. Saludó en banderillas José L. López 'Lipi´. En la enfermería fue atendido Javier Jiménez de "varetazo corrido en región pretibial derecha y herida contusa en labio inferior que se sutura". Pronóstico leve.