sábado, 5 de agosto de 2017

Perera y David de Miranda abren la puerta grande de La Merced.



Una calurosa tarde en el coso mercedario, fue testigo presencial de la magia del toreo, abanicos en mano los espectadores que se dieron cita en el coso de la Vega Larga, alternaban el vaivén del frescor de sus abanicos, con las palmas tras las tandas de los espadas que se congregaban el dorado albero onubense.  

Castella, Perera y David de Miranda aprovecharon sus antagonistas de desigual juego de forma magistral. Fue el extremeño Perera quien se llevó el mejor lote de la tarde con un toro de vuelta al ruedo, el segundo de la tarde, al que algunos aficionados llegaron a pedir el indulto, quien dejo lo mejor de la tarde en un toreo firme, macizo, redondo y con un sabor a toreo que recorría todos los recovecos de la mercedaria plaza, en el quinto se gustó y embeleso con su quietud, el variado y vistoso quite, preámbulos de una faena que puso altas cotas en la tarde, con su quietud, verticalidad y pases inverosímiles, sin mover un músculo, con las zapatillas ancladas en el albero, mientras sus muñecas rotas viajan en redondo, al natural y pases de pecho enormes, largos y templados. Sencillamente sublime en la tarde de hoy en la Merced, Miguel Ángel Perera. 

El triguereño David de Miranda no se quiere dejar la pelea por nadie y menos en su plaza, realizando una faena de buen corte en el tercero de la tarde y dejándose todo el cierra plaza, un toro más informal que no permitía dudas. David de Miranda se siente a gusto en este coso de La Merced, donde el 5 de agosto, cumple tan solo un año de su alternativa, era pues una tarde de compromiso y de dejárselo todo en la arena, muy metido en la tarde ya desde el patio de cuadrillas, David salió a darlo todo, y a buen seguro que lo hizo, ante su primero no se guardó nada en el Hotel y realizo un vistoso recibo por ceñidas chicuelinas y un magistral quite en los medios con ajustadísimas maneras. Tras brindar al respetable muleta en mano citaba al toro desde los medios para enjaretar una faena de mucho metraje que llevo con buen son a los tendidos, redondos y naturales se sucedían con los oles del respetable y palmas por Huelva, que suenan a gloria en este coso centenario. Su segundo más informal no tenía ni las formas ni el contenido de sus hermanos, pero no fue impedimento para que David de Miranda, le plantara cara en los medios, una labor de guerrero ante un toro que tiraba derrotes a la hombrera y nunca fue con claridad en su embestida.

Abría cartel el francés Sebastián Castella, con el lote más desigual, nobleza y fijeza tenía el primero de la tarde, aunque le faltaba chispa en sus acometidas, lo templo, ligo y llevó Castella en una faena muy bien trazada, se le pidió la oreja que el presidente no concedió. En el jabonero quinto una labor sorda en su trasteo no llego a los tendidos, ejemplar trasteo de Castella que lo dejó todo el albero, sin suerte en su tarde. 

Ficha del Festejo
Toros de Torrealta de variado juego, vuelta al ruedo al segundo de la tarde, aplausos al arrastre del segundo, tercero y quinto.
Sebastián Castella, saludos al tercio / saludos al tercio
Miguel Ángel Perera, dos orejas / dos orejas
David de Miranda, oreja / oreja
Incidencias.- Casi tres cuartos del aforo. Soberbia la cuadrilla de Perera, Curro Javier, Javier Ambel y Guillermo Barbero. Se desmonteran Curro Javier, Ambel y Manuel Contreras.