lunes, 8 de mayo de 2017

URBANO CORBACHO DEBUTÓ CON CABALLOS EN 1.975

Vicente Parra Roldán  
Para el día de la Ascensión de 1.975, concretamente el 8 de mayo, se anunció en la Plaza Monumental una novillada picada en la que se acartelaron Manuel Ruíz “Manili”, Antonio Rubio “Macandro” y Urbano Corbacho quienes lidiaron reses de Antonio Rubio Dubois.

Las reses dieron escasísimo juego y mansurrearon en demasía por lo que hicieron imposible el triunfo de la terna actuante. Además, mostraron peligro y todos, salvo el manejable tercero, dejaron bastante que desear.

Manili estuvo valiente en sus dos novillos. Su primero, entraba rebrincado, se quedó muy corto y lo mató al segundo intento siendo ovacionado. En el cuarto, realizó todo el trasteo con la mano izquierda, único pitón potable del animal al que mató de estocada delanterilla para dar la vuelta al ruedo.

Dos revolcones sufrió Macandro en su primero y ello le hizo tomar precauciones sin apreciar la bondad de su oponente por el pitón izquierdo. Tampoco estuvo afortunado con los aceros y escuchó algunas palmas. En el quinto, no estuvo muy sobrado de valor y no se acopló en ningún momento, matando muy mal y siendo silenciado.


Debutaba con caballos el serrano Urbano Corbacho que mostró sus buenos deseos. En su primero, con la muleta estuvo cerca y valiente, con algunos momentos de lucimiento para terminar con molinetes y abaniqueos. Perdió los trofeos por culpa del mal uso de la espada. En el que cerró plaza, un animal con la cara arriba, se inhibió tanto con el capote como en la muleta para, al ir pasando el tiempo, sonar los tres avisos y, ante la imposibilidad de devolver el novillo al corral, el puntillero El Lolo, atinó con eficacia ganándose una fortísima ovación.