sábado, 25 de marzo de 2017

MARIBEL ATIÉNZAR TRIUNFÓ EN LAS COLOMBINAS DE 1.980

VICENTE PARRA ROLDÁN
Los festejos taurinos colombinos – siete en el abono – se iniciaron con una novillada picada en la que actuaron los onubenses Miguel Conde y Salvador Ortega junto a la albacetense Maribel Atiénzar, una de las pocas mujeres que habían sido capaces de sobrevivir a la fiebre de toreras surgidas en los años anteriores y que habían tratado de cambiar el panorama taurino español.

Para este festejo, celebrado en la tarde del 29 de julio se lidiaron novillos de Viento Verde. Fueron toreables aunque algunos hicieran cosas feas a la salida pero llegaron a la muleta metiendo bien la cabeza y dejándose torear. Todos, excepto el quinto, fueron aplaudidos en el arrastre.

Miguel Conde, de verde botella, no se confió en ninguno de sus dos novillos y, para colmo, estuvo mal matando, dando innumerables pinchazos e intentos de descabello por lo que oyó un aviso en el primero y los tres en el cuarto.

Por su parte, Salvador Ortega, de sangre de toro y oro, tampoco estuvo muy afortunado aunque lograra sacar algún que otro muletazo. Tampoco estuvo muy afortunado a la hora de matar mejorando en el quinto al que le cortó una oreja mientras dio la vuelta al ruedo en su primero.

La triunfadora de la tarde fue Maribel Atiénzar que, pese a no quedarse quieta en ningún momento, se estiraba cuando el novillo había pasado. A su primero lo mató de pinchazo y media delantera. Y al último, que brindó a Antonio Borrero “Chamaco” de estocada hábil, cortando una oreja a cada uno de sus oponentes gracias a la entrega de los tendidos que registraron más de media entrada, posibilitando su salida triunfal a hombros.


Esta fue la última novillada con presencia femenina en la Monumental plaza de toros de Huelva.