miércoles, 12 de octubre de 2016

EL 12 DE OCTUBRE, DÍA POCO TAURINO EN HUELVA

VICENTE PARRA ROLDÁN
A pesar de la importancia que la festividad del 12 de octubre ha tenido en nuestra ciudad, en muy pocas ocasiones ha sido una fecha elegida para la celebración de espectáculos taurinos.

En el último medio siglo tan solo se han celebrado cinco festejos, de los que dos fueron corridas de toros, otros dos fueron festivales benéficos y una novillada de promoción.

El más añejo de todos tuvo lugar en 1.970 en la ya desaparecida Plaza Monumental y fue un festival a beneficio de la Hermandad del Rocío en el que actuaron Antonio Bienvenida, Luís Miguel Dominguín, Miguel Báez “Litri”, Antonio Borrero “Chamaco”, Diego Puerta y Curro Vázquez, que reemplazó al herido Paco Camino.


En la lidia de los novillos del Marqués de Albayda, Antonio Bienvenida y Luís Miguel Dominguín fueron muy ovacionados; Litri cortó el rabo, al igual que lo hiciera Diego Puerta; dos orejas cortó Chamaco y una Curro Vázquez.

Hubo que esperar hasta 1.984, con la reinauguración de la plaza de la Merced, para otro festival también de carácter benéfico. En lugares destacados estuvieron el presidente de la Junta de Andalucía, José Rodríguez de la Borbolla, y el Premio Nobel de Literatura, Gabriel García Márquez.

Este festejo será recordado por dos hechos notables: por un lado, la presentación en público del joven Miguel Báez Spínola y, por otro, por el indulto del novillo, de nombre Friolero, de la ganadería de Jandilla y que había sido lidiado por Diego Puerta.

El rejoneador Manolo Vidrié, con un novillo de Puerta Hermanos, cortó una oreja, el mismo trofeo que Miguel Báez Litri padre; dos orejas obtuvo Antonio Borrero Chamaco; los máximos trofeos simbólicos fueron paseados por Diego Puerta; Curro Romero y Paco Camino obtuvieron un trofeo mientras que Litri hijo cortó las dos orejas.
En 1.986 el festejo se adelantó en un día y se llevó a cabo la primera edición de la Feria Taurina Iberoamericana que, en esta ocasión, estuvo dedicada a México, lidiándose toros de San Mateo, llegadas desde aquellas tierras. El triunfador de la tarde fue Tomás Campuzano que totalizó tres orejas; el Mejicano David Silveti cortó un trofeo y oyó un aviso mientras que Ortega Cano paseó el ruedo en el que abrió plaza.

La segunda edición se celebró el 12 de octubre de 1.987 lidiándose cinco toros de los Herederos de Bernardino Píriz y uno, que salió en quinto lugar, de Gabriel Rojas. Curro Romero y Fernando Cepeda fueron ovacionados y el triunfador de la tarde fue Emilio Silvera que cortó una oreja a cada uno de sus oponentes.

La fecha se perdió hasta que en el año 1.998 y dentro del ciclo de novilladas organizadas por la escuela taurina de Huelva se celebró la final del mismo, lidiándose dos erales de Concha y Sierra, dos de Domínguez Camacho, dos de Arucci y uno de Manolo González. El rejoneador Fernando Toronjo cortó dos orejas, José Ignacio González obtuvo las dos de su primero; Víctor Raúl Vargas totalizó tres apéndices y el triunfador fue Miguel Ángel Boza “El Cubi” que sumó tres orejas y un rabo.


Y, desde entonces, hace ya 18 años, la fecha del 12 de octubre está vacante en los ambientes taurinos onubenses aunque, en los últimos años, la Corrida Pinzoniana viene a cubrir este hueco.