domingo, 9 de octubre de 2016

“SALADITO” SE PASEÓ POR LAS CALLES VALVERDEÑAS.

VICENTE PARRA ROLDÁN
La localidad de Valverde del Camino vivió una intensa jornada en el desencajonamiento de las reses que se lidiaron en la tarde del 9 de octubre de 1.966, en una novillada en la que José Luís Capillé iba a despedirse de la categoría por cuanto tenía previsto tomar la alternativa a comienzos de la siguiente temporada tras una arrolladora campaña llevada a cabo.

Para el acontecimiento se habían previsto seis novillos de Pablo Rincón Cañizares, una ganadería que no tenía mucha suerte en el coso valverdeño por cuanto en la última vez que lidió un novillo, en la tarde del 22 de septiembre de 1.963, acabó con la vida del empleado José Montín Díaz “Caballito”.

El desenjaule comenzó sin ningún tipo de incidencia hasta que correspondió el turno a “Saladito”, un animal que logró salirse del conducto que le llevaba desde el camión hasta la plaza, logrando saltar hacia la calle y sembrar el pánico entre las personas que se encontraban en las cercanías del coso taurino y que rápidamente buscaron refugio para evitar encontrarse con el animal que se había hecho amo de la calle.

Rápidamente, actuó la Guardia Civil que, desde un autobús, trató de abatir al animal, sin conseguirlo. Afortunadamente, surgió la presencia de Diego Romero Álvarez, un aficionado a la caza y de certera puntería, como puso de manifiesto en el disparo que hizo a corta distancia y que acabó con la vida de “Saladito” entre el jolgorio de los que se encontraban en los alrededores.

Ni que decir tiene que el señor Romero Álvarez recibió múltiples felicitaciones por su destreza y habilidad en el manejo de la escopeta, ganándose el aprecio de sus paisanos, quienes le felicitaron cordialmente.

Cuando se trató de retirar al animal de la vía pública se comprobó que carecía de rabo y que se le había puesto uno de repuesto para poder ser lidiado en el festejo al que estaba destinado.

Tras este incidente, la empresa adquirió dos novillos de la ganadería de Manolo González que sustituyeron a “Saladito” y a otro que se había inutilizado durante su transporte hasta Valverde del Camino. En cuanto al festejo, señalar que José Luís Capillé tuvo una triunfal actuación, cortando las dos orejas al primero; una al segundo; dos al tercero; paseó el anillo al cuarto y los máximos trofeos en el quinto y en el sexto, saliendo a hombros al término del festejo que, pese a haber transcurrido cincuenta años de su celebración, se sigue recordando en Valverde del Camino por lo que hizo “Saladito” y que a punto estuvo de costar una tragedia en la industrial población andevaleña.


Imágenes recogidas en el libro “Los toros en Valverde del Camino” de José Antonio Romero y José Sánchez, que reflejan algunos momentos vividos en torno al novillo “Saladito”.