miércoles, 12 de octubre de 2016

SESENTA AÑOS DEL DEBUT DE CHAMACO EN SEVILLA

VICENTE PARRA ROLDÁN
Con una enorme polémica rodeó la presentación de Antonio Borrero “Chamaco” en la plaza de toros de Sevilla, hecho que aconteció el 12 de octubre de 1.956.

La ausencia del novillero onubense de Madrid y de Sevilla había hecho que los aficionados recelaran de él y, pese a encabezar la novillería de momento, había algunos que le negaban el pan y la sal. Por ello, el anuncio de su actuación en la arena sevillana causó extraordinaria expectación, como se demostró en el lleno absoluto en los tendidos.


En aquella tarde se lidiaron novillos de Carlos Núñez. Fueron reses de bonita lámina que cumplieron con los caballos y que demostraron poseer bravura la mayoría de ellos, destacando los lidiados en segundo y cuarto lugares. Con el diestro onubense actuaron Mariano Carriles que, tras ser silenciado en el primero, dio la vuelta en el otro, y Rafael Jiménez “Chicuelo” que dio dos vueltas al ruedo en su primero y cortó una oreja en el quinto, saliendo al final del festejo a hombros junto con el triunfador de la tarde, el onubense Antonio Borrero “Chamaco”.

El diestro choquero se enfrentó a un ambiente poco benévolo y salió del duro trance cortando una oreja en cada uno de sus toros. En su primero, cuya faena brindó a la plaza, realizó una gran faena que comenzó doblándose con el animal, para citar de lejos con la muleta baja, consiguiendo seis redondos enormes llevando al novillo en los vuelos y tres de pecho magníficos. El hervor del graderío se hizo patente y surgieron nuevos redondos y de pecho en una faena de toreo serio y clásico antes de cerrarla con manoletinas para dejar una estocada, concediéndosele la primera oreja.

En el que cerró plaza, el onubense llevó a cabo una faena compuesta por redondos muy buenos y aguantando en los de pecho, reaccionando en su favor el público y tocando la música. Concluyó de nuevo con manoletinas para dejar media en lo alto y cortar otra oreja que le posibilitó la salida a hombros.

En los tendidos se mantuvo la polémica en torno a la personalidad del torero choquero pero, en esta ocasión, salió triunfador de la dura prueba a la que fue sometido y, consciente de su responsabilidad, puso en todo momento valor y afán de complacer que le proporcionaran el rotundo triunfo de las dos orejas y la consiguiente salida a hombros.


Al festejo acudieron numerosos aficionados onubenses seguidores del novillero del Barrio del Matadero que gozaron con su actuación y, fundamentalmente, con su triunfo en tan complicado escenario, donde Chamaco era esperado con cierta animadversión por los espectadores locales al no haberse despertado con anterioridad y hacerlo prácticamente en vísperas de su paso a la categoría superior.