martes, 7 de marzo de 2017

“Litri” vuelve a llenar plaza.

Comenzaba el XXVI ciclo los toros de Cajasol con plaza llena a la llamada del diestro onubense Miguel Báez “Litri”.

El motivo, 30 años de su alternativa donde su padre Miguel Báez “Litri” y Paco Camino apadrinaban a él mismo y Rafi Camino.

Una charla amena de la mano del principal protagonista de la tarde que congregó a un numeroso público de la vida social y política de la capital y otros venidos de otras tierras.


El salón Juan Ramón Jiménez de la Fundación Cajasol de la capital onubense se quedaba pequeño para acompañar a Miguel Báez, que sigue siendo muy querido en esta tierra, como el mismo comento.

A la llamada de esta charla se congregaron toreros como Paco Ojeda, Juan Antonio Ruiz “Espartaco”, Emilio Silvera, Jesús de Fariña y David de Miranda, además del rejoneador de Escacena, Andrés Romero, y un sinfín de novilleros de la provincia y Huelva capital. Ganaderos como José Luis García-Palacios o Marcelino Acosta, junto a su mujer Lourdes Casillas también estaban presentes.

Políticos de todos los grupos también se dieron cita en la tarde-noche de hoy, entre ellos el Delegado del Gobierno en Huelva, D. Francisco José Romero Rico, el concejal de Urbanismo y Patrimonio Municipal D. Manuel Gómez Márquez, la Concejal de Economía y Hacienda Dña. María Villadeamigo Segovia, los concejales del Partido Popular, Dña. Pilar Miranda, Dña. Carmen Sacristán, Dña. Juana Carrillo Ortiz, Dña. Berta Sofía Centeno García y el concejal de Ciudadanos, D. Ruperto Colchero.

Todos permanecieron atentos a las palabras de Miguel quien desgranaba a preguntas del moderador Álvaro Acevedo estos 30 años de alternativa. Nos habló de su tarde donde confesó que iba de sobrado tras muchas novilladas  y que su padre les dio un repaso en la plaza, también hablo de sus cornadas recordando una muy fuerte que tuvo en Pamplona y que su preocupación era salir de la cama y ponerse de nuevo delante de la cara del toro. También se dejó ver que no piensa en volver, ni tan siquiera por sus 30 años de alternativa. Que no piensa en ello ni tan siquiera se le pasa por la cabeza, que su mundo va ahora por otros derroteros,…

Comentaba que la fiesta está más viva que nunca pero que debe modernizarse y adaptarse a los tiempos porque es un espectáculo caro e incómodo. Todo ello para que los jóvenes puedan acercarse a las plazas y sentir esa pasión que tanto ama.

Como ama a Huelva, esta tierra que siempre lo acoge y lo quiere y siempre es un placer cada vez que pisa esta bendita tierra, al tiempo que recalcó que “cada vez que Huelva me necesite, aquí estaré”.

El toro es el único espectáculo que tiene tres pilares fundamentales, “arte, pureza y autenticidad”, y así lo defiendo, tal como lo siento.

En su casa la dinastía tiene ya un sucesor en su hijo, a ello respondió rápido, “le gusta el Fútbol”, con la carcajada general de los asistentes.
Se reprochaba una cosa en su carrera, cuando en una entrevista en el día de hoy le preguntaban “¿de qué te arrepientes?”, a ello contesto que se arrepentía de haber toreado en los años 90, hasta un total de 120, 131 o 110 corridas por temporada, pues ello te hacer ser muy mecánico y no te da tiempo a pensar y hacer las cosas como realmente te gustaría. Recalcaba, cuando un torero toreando 60 corridas en la temporada está perfecto y puede gustarse en la plaza.

Le preguntaban también si en algún momento se había fijado en algún chaval que quiera ser torero y apoderarlo a lo que contesto rápidamente, “llamo a mi amigo Raúl Gracia “El Tato” que es un gran apoderado y le digo este es tu chaval”, proseguía “yo estoy fuera de ese circuito y no ve en ello”.

Si tuviese que volver a torear lo haría para dar la alternativa a mi hijo pero eso ni me lo he planteado, aún es muy pequeño.

A preguntas de la sala, le decían que al codearse con gentes de todos los estamentos de la sociedad, ¿Qué cual de ello le había impactado más?, Fue Rotundo, “A Madonna, esa hembra tiene una mirada que ni la de un Miura te impone más”.


Una tarde para recordar en sus 30 años de alternativa que abrochaba haciéndose multitud de fotos con los asistentes y firmando un sinfín de autógrafos.