viernes, 10 de marzo de 2017

PIRFO DESTACÓ EN LA INAUGURACIÓN DE LA TEMPORADA DE 1.946

VICENTE PARRA ROLDÁN
La novillada que iba a abrir la temporada de 1.946 se anunció para el 3 de marzo pero las condiciones climatológicas obligaron a aplazarla una semana, por lo que sería el 10 de marzo cuando Pepe Pirfo y Antonio Gómez “Carnicerito” hicieron el primer paseíllo en la plaza onubense.

Lleno en la plaza cuando comenzó la función en la que se lidiaron novillos de Juan José de la Cruz que, en general, resultaron difíciles para la lidia.

Pepe Pirfo lanceó muy bien para parar al corretón primero, ganándose las palmas al ceñirse el capote. Con la muleta le instrumentó unos pases por alto de buen estilo a los que le siguieron unos derechazos que derrocharon mucho valor. Mató de media estocada honda en buen sitio y necesitó de un descabello, siendo ovacionado y obligándole a saludar desde el tercio.

En su segundo, volvió a poner mucho arte y temple en las verónicas de recibo, por lo que de nuevo fue ovacionado. Brindó a la artista local Maruja Flores y Pirfo ejecutó con la muleta una faena muy vistosa con pases de diversas marcas de las que destacaron unos ayudados muy aplaudidos. Dejó un pinchazo y una estocada en buen sitio, siendo tan fuerte la ovación que el novillero se vio obligado a dar la vuelta al ruedo.

Con unas verónicas muy ajustadas saludó Carnicerito a su primero, ganándose las palmas. Con la muleta estuvo cerca y valiente, ejecutando pases ceñidos, sobresaliendo unos derechazos que se aplaudieron. Sin embargo, falló con las espadas pues necesitó de dos pinchazos, media estocada, otra bien colocada y un descabello, recibiendo muchas palmas.

En el que cerró plaza, lo lanceó con voluntad. Con la muleta, Carnicerito estuvo cerca y valiente, sacando algunos pases aceptables a pesar de las malas condiciones de su oponente que demostraba mansedumbre. Pinchó en lo alto y el animal buscó la salida por lo que Carnicerito estuvo desafortunado en las repetidas veces en las que entró a matar hasta que, por fin, pudo dar el espadazo que acabó con este novillo.


El público salió satisfecho de la actuación de los jóvenes toreros. Pirfo destacó con el capote en sus dos oponentes y con la muleta estuvo cerca derrochando valor y arte, matando a sus enemigos acertadamente mientras que Carnicerito se lució al veroniquear a su primero demostrando tener arte además de mucho valor.