lunes, 27 de marzo de 2017

ACTUACIONES DE MANOLO CORTÉS EN HUELVA CAPITAL

VICENTE PARRA ROLDÁN
El reciente fallecimiento del maestro Manolo Cortés nos hace recordar los seis paseíllos que hizo en la plaza Monumental de Huelva, actuando en cinco corridas de toros y en un festival.

El debut del diestro de Gines se produjo en la segunda corrida de la feria de 1.969, celebrada en la tarde del 2 de agosto. Fue una corrida concurso de ganaderías con reses de José Luís Martín Berrocal, Tomás Prieto de la Cal, María Luisa Domínguez de Vargas, Gerardo Ortega (que fue devuelto y sustituido por uno de Rufino Moreno), Clemente Tassara y Viuda de Diego Garrido. La verdad es que las reses no parecían tomar parte en una corrida concurso y muchas de ellas tuvieron presencia de novillos.

Hubo muy pocos destellos en la terna actuante compuesta por Diego Puerta, que fue ovacionado en el primero y abroncado en el cuarto; Miguel Márquez, que fue silenciado; y Manolo Cortés que fue abroncado en el primero y silenciado en el que cerró plaza.

La segunda actuación fue en un festival celebrado el 8 de diciembre de 1.971 a beneficio de la Asociación de la Prensa. Los novillos de Diego Puerta no fueron buenos, feo de tipos, inciertos y flojos de remos. El rejoneador Eduardo Torres “Bombita” paseó el anillo por su cuenta; José Martínez “Limeño”, silencio; Antonio Ruíz “Espartaco” que sustituyó a Juan Posada, una oreja; Manolo Cortés paseó el ruedo; Francisco Ruíz Miguel fue silenciado y el novillero Fernando Serrano “Yiyo”, silencio.

Manolo Cortés actuó en la tercera corrida de las Colombinas del año 72 celebrada en la tarde del 4 de agosto con reses de Celestino Cuadri, con cuajo, hondura, defensas intactas, mucha nobleza, metiendo bien la cabeza en los engaños entre la satisfacción del público que premió con la vuelta al rueda al sexto y que ovacionó con fuerza a los restantes. Muy aplaudido en el primero, cortó una oreja, con fuerte petición de la segunda en el cuarto. Ruíz Miguel fue ovacionado al acabar con sus dos oponentes y Julián García le cortó las orejas y el rabo al que cerró plaza.

De nuevo, reses de Cuadri en la segunda de las Colombinas del año 77, celebradas el 31 de julio. Las reses triguereñas tuvieron raza, casta y fuerza. Se dejaron torear, siendo ovacionadas al ser arrastradas. Manolo Cortés paseó el anillo al acabar con cada uno de su lote; Gabriel Puerta obtuvo una oreja en su segundo y dio la vuelta al ruedo en el quinto; y Manili dio la vuelta en su primero y una oreja en el que cerró plaza.

El cuatro de agosto de 1.979 se celebró la quinta corrida de las fiestas Colombinas en las que se lidiaron reses de Miguel Báez “Litri”, toreables y dos, primero y sexto de Tomás Prieto de la Cal. Manolo Cortés fue pitado en su primero y cortó una oreja en el cuarto; el mejicano Manolo Arruza palmas y una oreja y José Antonio Campuzano, oreja y silencio.

El último festejo que toreó Manolo Cortés en la Monumental fue el 1 de agosto de 1.979, fecha en la que se lidiaron reses de Núñez, sin casta, sosas, dando tornillazos y desigual de presentación. Manuel Benítez “El Cordobés” no gustó al público; Manolo Cortés que reaparecía tras una enfermedad, estuvo frío en el primero y cortó una oreja en el quinto y Juan Antonio Ruíz “Espartaco” que tomó la alternativa, cortó cuatro orejas.


Estas han sido, salvo error u omisión, las actuaciones de Manuel Cortés de los Santos en nuestra capital donde dejó estela de su gran categoría artística, gozando de buenos momentos y de unos triunfos que en muchas ocasiones no se materializaron por el mal uso de las espadas.