martes, 25 de abril de 2017

Jesús de Fariña, duende eterno

La magia y el duende se funden en una jornada de campo, mientras las musas recorren el albero de la plaza de tientas de Albarreal en tierras de San Bartolomé de la Torre.

El matador de toros onubense Jesús de Fariña, tiene ángel, es expresivo, tiene embrujo y es capaz de componer para hacer deleitar con su toreo hasta el más escéptico.

Todo se conjugo ante una res del ganadero onubense Guillermo García-Palacios, unos pocos éramos los privilegiados de esa magia. Entre ellos el patriarca de la familia D. José Luis García-Palacios quien alabo las virtudes de la extraordinaria becerra, como la expresión y el tempo que Jesús de Fariña desprendió delante de la res.

No se precisó de un exceso de tandas, bastaron tres, dos en redondo y una al natural, para que las musas del toreo se dieran cita en la muleta del onubense, que con parsimonia y un gusto exquisito ejecuto el arte del toreo.


Aquí tienen la muestra de ese instante que ya formara parte de la historia. Vívanlo…